"

El Congreso de los Diputados y el Senado están disueltos desde el 5 de marzo de 2019. Se volverán a constituir el 21 de mayo de 2019. 

Palabras del Presidente del Senado en la apertura del acto de presentación del Informe Anual del Tribunal de Cuentas Europeo 2016 (Palacio del Senado)

Excmo. Sr. Presidente del Tribunal de Cuentas de España, D. Ramón Álvarez de Miranda; Excmo. Sr. Decano del Tribunal de Cuentas Europeo, D. Baudilio Tomé; Excmas. e Ilmas. Autoridades; Sras. y Sres.,

 

Nuevamente, tengo la satisfacción de ofrecer a todos ustedes mi más cordial bienvenida al Senado de España, en esta cita anual centrada en la actividad del Tribunal de Cuentas Europeo.

 

Este año, en el que España conmemora el cuadragésimo aniversario de nuestras primeras elecciones democráticas o de nuestro ingreso en el Consejo de Europa, coincide también con el cuarenta cumpleaños del Tribunal de Cuentas Europeo.

 

Como suele decirse, mucha agua ha pasado por debajo del puente desde entonces hasta ahora.

 

Hoy, por diversas razones que todos conocemos, esas aguas bajan agitadas. En gran medida, por quienes sostienen unas posiciones que se encuentran en las antípodas de los principios y valores democráticos que están en la base del proyecto europeo, y que son los mismos que, en España, orientan nuestro marco de convivencia, desde la Constitución del 78.

 

Por eso es precisamente nuestra Constitución la que nos proporciona los medios, dentro del Estado social y democrático de Derecho, para poner coto a cualquier intento de quebrar nuestra unidad y nuestra concordia desde la ilegalidad.

 

Vivir al amparo de la ley y en la obediencia a la ley, es sinónimo de vivir en democracia.

 

Ha de ser así porque solo la ley puede garantizar con eficacia los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

 

Solo la ley, el conjunto de normas que conforman el estado de Derecho, puede defendernos de la arbitrariedad y limitar con equilibrio la actuación de los poderes públicos. Para ello, sin duda, contamos con distintos mecanismos de control.

 

Mediante el ejercicio de su labor auditora de la fiabilidad de las cuentas públicas, los Tribunales de Cuentas son también una pieza esencial de ese sistema de controles que nos dan seguridad jurídica y confianza. Y que, en definitiva, actúan como marchamo de una auténtica democracia.

 

En estos momentos en los que tan necesario nos es insistir sobre el incalculable valor del estado de Derecho, y hacer toda la pedagogía social posible sobre esta idea, me parece también oportuno realizar esta reivindicación pública del trabajo realizado por los órganos de fiscalización externa.

 

Un trabajo, el del Tribunal de Cuentas Europeo o de sus homólogos nacionales o regionales, que viene avalado por su rigor, independencia y profesionalidad.

 

Y que, mediante esa ejecutoria responsable, contribuye a mejorar la transparencia y la confianza que necesariamente han de generar las administraciones públicas.

 

Como representante del poder legislativo, quisiera aprovechar este encuentro anual para reafirmar nuestro absoluto respaldo a la labor realizada por los Tribunales de Cuentas, por todos sus consejeros y su personal técnico.

 

Y, por supuesto, animarles a proseguir su tarea con la eficacia que tienen sobradamente acreditada.

 

Sé que esta jornada de análisis y reflexión está concebida con ese propósito. Y, por tanto, sin más dilación, les dejo que empiecen ya a trabajar.

 

Muchas gracias.