"

El Congreso de los Diputados y el Senado están disueltos desde el 24 de septiembre de 2019. Se volverán a constituir el 3 de diciembre de 2019. 

Discurso del Presidente del Senado en el acto de entrega de distinciones, medallas y premios de Unión Profesional (Palacio del Senado)

Mi más sincera y cordial enhorabuena a todos aquellos que hoy han sido merecidamente premiados y distinguidos por Unión Profesional, así como a sus ex presidentes.

 

Y muchas gracias a su Secretario General, D. Juan Carlos Estévez, por su eficaz dirección de este acto, que ya se acerca a su conclusión.

 

Antes de ello, sin embargo, permítanme unas breves palabras con las que quisiera, básicamente, reivindicar el gran valor social de las profesiones liberales.

 

El pulso vital de una sociedad libre se nutre de la suma cooperativa de las energías individuales de sus ciudadanos.

 

En ese sentido, el ejercicio profesional guiado por el rigor intelectual, la búsqueda de la excelencia y el compromiso deontológico, es esencial para el bienestar y el progreso de nuestra sociedad.

 

Desde su función vertebradora de la sociedad civil, los colegios profesionales contribuyen, útilmente, como corporaciones de derecho público, a que esto pueda ser posible.

 

No en vano, su reconocimiento está consagrado por nuestra Constitución dentro de su Título primero, dedicado a los derechos y deberes fundamentales.

 

Y me parece oportuno recordar aquí el importante papel que dos personalidades, que hoy han sido tan justamente distinguidas, desempeñaron, en el proceso constituyente, para que eso fuera posible.

 

En primer lugar, Miguel Herrero, mediante una primera enmienda presentada en la Comisión Constitucional del Congreso.

 

Y, sobre todo, Antonio Pedrol Rius, quien, como senador de designación real, propuso aquí, en esta Cámara, la redacción que finalmente quedó recogida en el artículo 36 de nuestra Norma Fundamental.

 

Visto con perspectiva histórica resulta, pues, comprensible que quien, como Decano del Colegio de Abogados de Madrid y Presidente del Consejo General de la Abogacía Española, fue uno de los principales impulsores del refrendo constitucional de los colegios profesionales, fuera, poco tiempo después, presidente de Unión Profesional.

 

En efecto, como entidad que hoy ya engloba a más de 1.000 colegios profesionales, y a cerca de millón y medio de profesionales de diferentes sectores, Unión Profesional nació pocos meses después de la aprobación de la Constitución de 1978.

 

 

Evidentemente, no como un producto de la casualidad, sino al calor del marco democrático de convivencia que entonces empezaba a cobrar cuerpo; y que, en estas últimas cuatro décadas, nos ha proporcionado a los españoles el periodo de mayor prosperidad económica y social, y de estabilidad política de nuestra historia.

Lo que los españoles hicimos hace cuarenta años, y todo lo que hemos ido construyendo desde entonces hasta hoy, fue posible por la sencilla razón de que actuamos unidos, y porque, con mutua lealtad, nos esforzamos en superar las divisiones y en ponernos de acuerdo.

 

Sólo así es como pudimos erigir el Estado social y democrático de Derecho que protege nuestros derechos y libertades y nuestra concordia, y cuya fuerza procede del valor supremo de nuestra Constitución.

 

Y sólo así es como podremos seguir avanzando y tener presencia en un mundo que corre muy deprisa y no espera a nadie.

 

Esta apelación, esta exigencia de unidad, lealtad y solidaridad afecta, en primer lugar, a las instituciones públicas.

 

Afecta, muy especialmente a nuestros representantes políticos y a quienes ostentan responsabilidades de gobierno, a todos los niveles: nacional, autonómico y local.


Pero –esto es muy importante- afecta también al conjunto de los ciudadanos de España. Afecta al conjunto de nuestra sociedad y a todas las entidades y organizaciones mediante las que ésta se articula.

 

Como dije antes, desde su carácter mixto público-privado, los colegios profesionales, al igual que el conjunto de las corporaciones colegiales, son piezas fundamentales de nuestra sociedad civil.


Y su labor al servicio de la mejor calidad de los distintos servicios profesionales, supone una aportación valiosísima al interés general.

 

Desde esa perspectiva, felicito sinceramente a Unión Profesional por esa necesaria labor de coordinación de esfuerzos e iniciativas que lleva a cabo.

 

Y deseo que prosigan haciendo su buen trabajo con la máxima eficacia, porque eso, que siempre es tan beneficioso para el interés general, hoy nos resulta especialmente necesario.

 

Sepan que, para ello, contarán siempre con el absoluto respaldo institucional del Senado de España.

 

Muchas gracias.

 

[Queda clausurado este acto de entrega de las distinciones, medallas y premios de Unión Profesional]