Ir al Contenido (Presione enter)

11 DICIEMBRE 2017

XII LEGISLATURA

Eugenio Montero Ríos, 1915

Mariano BENLLIURE Y GIL (1862 - 1947)
M. 0,62
Firmado: "M. Benlliure 915" (a la derecha bajo el hombro)
Inscrip.: "MONTERO RÍOS" (al frente en la peana)
Procedencia: Adquirido por el Senado en 15.000 pesetas

Eugenio Montero Ríos (1832-1914), catedrático de Derecho Canónico en la Universidad de Oviedo en 1860, estuvo desde fecha temprana vinculado al Partido Progresista. Diputado por Pontevedra tras el triunfo de la revolución de 868, fue Ministro de Gracia y Justicia cuando Prim ocupó la jefatura del Estado, apoyando la candidatura de Amadeo de Saboya al trono de España. Alejado de la política los primeros años de la Restauración entró a formar parte del partido de Sagasta, bajo cuyo gobierno fue, primero, Ministro de Fomento en 1885 y, después, Ministro de Gracia y Justicia en 1892. En 1894 se convirtió en el deimoséptimo Presidente del Senado, cargo que volvió a ocupar entre 1901 y 1903 y entre 1910 y 1913, lo que justifica la presencia de este busto en las colecciones del Palacio. En 1903 sucedió a Sagasta al frente del Partido Liberal, cargo del que dimitió dos años después. Fue académico de la Historia, de Ciencias Morales y Pôlíticas, profesor de la Institución Libre de Enseñanza y, desde 1888, Senador vitalicio. Estaba en posesión de varias condecoraciones, entre otras el Toisón de Oro.

El personaje, con un gesto concentrado que traduce una gran nobleza, viste una toga que le proporciona un gran empaque y dignidad, encima de la cual muestra el collar del Toisón de Oro. Su rostro, girado levemente hacia la derecha respecto al cuerpo, contribuye a producir un cierto dinamismo, de manera que el busto parece la evocación fragmentaria de un conjunto naturalista más amplio.

El cuidadoso trabajo del mármol, donde el escultor ha querido poner cualidades táctiles y pictóricas, en concomitancia con las texturas de los objetos reales a los que hace referencia, demuestran las extraordinarias habilidades de Benlliure para transmitir la intensidad plástica del material.

Montoliú cita un busto de Montero Ríos en el Palacio del Congreso de los Diputados (donde no existe ninguno de este personaje, aunque sí otras obras del mismo escultor), fechado en 1913, que debe de corresponder a éste del Senado, realizado, según reza la inscripción, en 1915. Parece lógico, además, ponerlo en relación directa con el monumento a este político, inaugurado el 23 de junio de 1916 en su ciudad natal, Santiago de Compostela, con cuya efigie guarda una extraordinaria similitud. (Texto de Carlos Reyero Hermosilla, dentro del libro "El Arte en el Senado", editado por el Senado, Madrid, 1999, pág. 490).