Ir al Contenido (Presione enter)

22 OCTUBRE 2017

XII LEGISLATURA

Retrato de S.M. el Rey Juan Carlos I, 1977

Ricardo MACARRÓN (Madrid, 1926 - Riaza, Segovia, 2004)
- Óleo sobre lienzo -
147 x 114 cms

Ricardo Macarrón pertenece a una familia vinculada a las artes desde hace un siglo. La Casa Macarrón, fundada en 1895, ha abastecido de materiales a muchas generaciones de pintores y ha sido también sede de exposiciones y de tertulias de artistas. Ricardo Macarrón comenzó su formación en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid y en 1942 ingresó en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. Siendo todavía alumno expuso en el Círculo de Bellas Artes. En 1947 ganó el premio Duque de Alba en el Salón de Otoño de Madrid.

Estuvo en París en 1950 y 1955, becado sucesivamente por el Instituto francés y por el gobierno español. Su primera exposición individual tuvo lugar en Bilbao en 1951 y dos años después expuso en la Societé d`Artistes Françaises de París. Seleccionado en las Bienales Hispanoamericanas de 1951, 1955 y 1959, obtuvo en esta última el Premio Cultura Hispánica. También recibió el Premio Nacional de Pintura en 1961. Ha expuesto su obra en Madrid (Macarrón, 1956), Gijón (Galería Altamira, 1959), Londres (O'Hana Gallery, 1963), Lausanne (Galería Bridel, 1966), así como en Barcelona, Zaragoza, Vitoria, Salamanca y Alicante. Su obra está representada en el Museo Reina Sofía de Madrid, y en museos de Alicante, Toledo, Ciudad del Cabo, Denver y Oslo.

Aun sin participar directamente en la segunda "Escuela de Vallecas" congregada en torno a Benjamín Palencia, los orígenes de Macarrón pueden situarse cerca de ella. Entre los artistas de aquel medio trató sobre todo a Álvaro Delgado, quien, según confesaba el propio Macarrón, tuvo la influencia más decisiva en su maduración artística. También se relacionó con otros pintores de la llamada "Escuela de Madrid", como Pedro Bueno, Juan Guillermo y Redondela. La obra temprana de Macarrón se enmarca en una figuración realista de estructura cubistizante, determinada por la huella de Vázquez Díaz y de Álvaro Delgado. Pronto se especializa en el retrato, género en el cual concilia el dibujo de corrección académica de la figura con unos fondos coloristas, luminosos e informales. Como retratista ha recibido numerosos encargos oficiales. (Texto de Guillermo Solana Díez, dentro del libro "El Arte en el Senado", editado por el Senado, Madrid, 1999, pág. 216).