Ir al Contenido (Presione enter)

11 DICIEMBRE 2017

XII LEGISLATURA

Álvaro de FIGUEROA Y TORRES. Conde de Romanones (Madrid, 1863 - Madrid, 1950).

José María LÓPEZ MEZQUITA (1883-1954)
(Copiado por DOLORES SÁNCHEZ BRAVO)
- Óleo sobre lienzo -
103 x 76 cms

El Conde de Romanones, vigésimo octavo Presidente del Senado, nació en 1863 en una noble y acaudalada familia, dedicándose desde muy joven a la política después de doctorarse en derecho por la prestigiosa Universidad de Bolonia. Inició su carrera política en el Ayuntamiento de Madrid del que fue Concejal en 1890 y Alcalde en 1894 y 1898. Liberal convencido, militó siempre en el partido de Sagasta convirtiéndose en uno de sus colaboradores más cercanos desde su elección como Diputado por Guadalajara.

Su capacidad de trabajo y dotes organizativas le llevaron a encargarse de varios Ministerios comenzando por el de Instrucción Pública en 1901 -el primer Ministro de este título, adoptando medidas tan importantes como la reforma de la enseñanza media, la provisión de las plazas de catedrático por oposición o la retribución estatal de los maestros-; el Ministerio de Fomento en 1905, ocupándose del espinoso y candente problema de la reforma agraria; el Ministerio de Gracia y Justicia en 1906, promulgando la legislación sobre el matrimonio civil; el Ministerio de Estado a la caída de la Dictadura de Primo de Rivera a la que se opuso tenazmente llevado de su credo liberal. Además sería también Jefe de Gobierno en distintas etapas -1912-1913, 1915-1917 y 1918-1919-, significándose por su política abiertamente anglófona frente a los amplios sectores germanófilos que dominaban la opinión pública española. Completa su carrera política con las Presidencias del Congreso y del Senado en las Legislaturas de 1910-1911, 1911-1913 y 1922-1923, respectivamente.

Hombre de gran cultura el Conde de Romanones fue también Presidente de la Academia de Bellas Artes, además de miembro de las de Historia y Ciencias Morales y Políticas. Sin olvidar su condición de Presidente del Ateneo Madrileño, autor de varios tratados políticos y de varias biografías de personalidades del siglo XIX cual Don Amadeo de Saboya, Doña María Cristina, Espartero, Salamanca o el propio Sagasta.

Al ser el Conde de Romanones el último Presidente del Senado antes de su reinstauración en la Transición, su retrato no figuraba en la Galería de Presidentes hasta que el nuevo Senado encargó una copia del que le hiciera López Mezquita en 1911-1912 para el Congreso. Este pintor granadino, nacido en 1883, se había formado en la Escuela de la Academia de San Fernando y con Cecilio Plá, de donde le viene la libertad de pincelada y el dominio de la mancha aquí presentes. Igualmente recoge la influencia de Sargent, pintor americano afincado en Europa, a quien conoce en 1902 gracias a una beca de la Infanta Isabel de Borbón. Un año antes López Mezquita había obtenido un gran triunfo en la Exposición Nacional con un cuadro de tema social entonces de moda: Cuerda de presos.

En 1910 vuelve a triunfar en el certamen nacional aunque ahora con un retrato, lo que confirma su maestría en este género en el que tenía una amplia clientela en España y en toda América por la que viajará repetidamente hasta su retiro a Ávila en 1952. El secreto de éxito semejante radica, según su amigo Ramón Pérez de Ayala, en su condición de pintor de auténtico linaje español, plasmado en la relación de equilibrio y serenidad que hay entre el artista y el modelo, que lleva al primero a expresar la perfecta realidad del segundo, a la cual no se añade nada y de la cual nada se suprime.