Ir al Contenido (Presione enter)

15 DICIEMBRE 2017

XII LEGISLATURA

Diccionario de términos

Términos generales

Lectura única.

Procedimiento legislativo especial cuya peculiaridad estriba en que el texto legislativo es directamente debatido, y en su caso aprobado, por el Pleno de la Cámara sin que pase antes por Comisión o Ponencia. Puede utilizarse en iniciativas legislativas cuya naturaleza o simplicidad lo permiten. El procedimiento debe ser acordado por el Pleno, a propuesta de la Mesa, oída la Junta de Portavoces. En el Congreso de los Diputados pueden presentarse enmiendas de totalidad y al articulado; en el Senado propuestas de veto exclusivamente. Su debate en Pleno es el previsto para los debates de totalidad o de propuestas de veto, si las hay.

Legislatura.

Período de tiempo por el cual es elegido un Parlamento o, lo que es lo mismo, el tiempo de duración del mandato de los miembros de una Cámara. En el caso del Congreso de los Diputados y del Senado la Legislatura concluye en el momento de la disolución de las Cámaras y, en todo caso, cuatro años después de la fecha de las elecciones generales.

Letrado Mayor del Senado o Secretario General.

Ejerce la jefatura de los servicios administrativos que constituyen la Administración parlamentaria y responde ante el Presidente de la Cámara. Es designado por la Mesa del Senado, a propuesta del Presidente, entre funcionarios del cuerpo de Letrados de las Cortes Generales.

Llamada a la cuestión.

Facultad del Presidente de la Cámara dirigida a mantener el orden en el debate, que le permite solicitar al parlamentario que se encuentre en el uso de la palabra que se ciña al tema que se está tratando, si considera que realiza digresiones extrañas al objeto del debate o si vuelve nuevamente sobre lo ya discutido o votado.

Llamada al orden.

Facultad del Presidente de la Cámara dirigida a mantener el orden en las discusiones y dirigir los debates cuando un parlamentario profiera palabras ofensivas al decoro de la Cámara o de sus miembros, de las instituciones del Estado o de cualquier otra persona o entidad, o cuando con interrupciones o de cualquier otra forma altere el curso del debate. Después de haber llamado por tres veces al orden a un parlamentario en una misma sesión, el Presidente podrá imponerle, sin debate, la prohibición de asistir al resto de la misma e incluso hacerla extensiva a la sesión siguiente. En caso de reincidencia o de negativa a atender a los requerimientos de abandonar el salón de sesiones, podrán adoptarse sanciones más graves, que pueden llegar a la suspensión en el ejercicio de la función parlamentaria por el plazo máximo de un mes.